¿EEUU en Afganistán vs Chile.... hay algo en común?

Actualizado: 9 sept 2021



Estuve viendo un documental de Netflix sobre la historia post-invasión Rusa (Unión Soviética en ese entonces) de Afganistán (1978-92), la resistencia y derrota de los rusos que abandonan el país dejando el poder a los talibanes (gracias a que fueron fuertemente apoyados por EEUU con dinero y armas para esta guerra, que fue parte de las guerras indirectas de la guerra fría).

Posteriormente, luego del 11S, la invasión Americana a Afganistán (2001) como una reacción paranoica y la derrota de los talibanes por quienes los habían rescatado de los Rusos. La pseudo-reconstrucción y pseudo-exterminio de los talibanes al estilo ocupación tipo cowboy por los Estados Unidos que terminó recién este año (2021) con la nueva toma del poder de los Talibanes y el "retiro" de los americanos volviendo todo al inicio de la historia....(US$ 2.6 billones-millones de millones- gastados, más de 100.000 Afganos muertos)


Se muestra en el documental el despliegue de la ocupación y "reconstrucción" de Afganistán con centenas de bases americanas, miles de soldados y armamentos donde la medrada resistencia de los derrotados talibanes era muy limitada. El nuevo gobierno puesto por EEUU recibía un exceso de dinero que enriquecía a los afortunados mandantes y se derrochaba en absurdas construcciones o "proyectos comerciales". El nuevo ejercito Afgano era armado y entrenado por los americanos como una ridícula parodia de cowboys haciendo el bien, marines entrenado soldados que no sabían siquiera leer en muchos casos y vestidos con uniformes de combate camuflados contra los bosques (inexistentes en la zona). Sofisticados armamentos que se lo quisiera un país de ingreso medio, eran donados al nuevo ejército. A todo lo anterior se llamaba una "guerra".

En medio de muchos desaguisados patéticos, muchas acciones militares y de conquista a lo largo del tiempo, un alto general americano dice a la cámara:


 

" Tenemos muchos éxitos en las misiones que se nos encomiendan, casi un 100% de éxito. Son centenas de misiones al año. Pero no tenemos ninguna estrategia , solo realizamos acciones.

Ni siquiera me han podido decir cual es el hito que deberíamos cumplir para poder definir que hemos ganado la guerra y darla por terminada. "


 

Ello se refrendada por varias entrevistas a soldados americanos (murieron casi 2.500) y ninguno sabía realmente porque peleaban o siquiera el sentido de esta guerra. El pueblo Afgano, seguía pobre, pero hubo libertad muy apreciada por las mujeres después de la fanática gobernanza de los Talibanes.


 

¿Y qué tiene que ver Chile con todo esto?


La clave de la relación está en la frase del general. A mi juicio, un ejemplo magistral de descripción del desorden en medio de un aparente orden.


Si no hay una meta estratégica simple medible, un plazo para cumplirla y una estrategia de como será cumplida, simplemente no hay un destino. Ese es exactamente como decir :"echémosle para adelante y vamos viendo". Lo que hay son acciones aisladas que pueden ser exitosas o no, pero sin ningún destino concreto.

En algunas cosas en nuestro país tenemos un correcto indicador, como el objetivo constitucional, donde esta bien determinado el plazo, el objetivo y el dedo para arriba o abajo si el resultado fue satisfactorio o no, quienes serán responsables, y todo ello con un plebiscito. Es una muestra de una excelente estrategia para resolver un problema muy profundo que implicó la crisis social manifestada el 2019.

No hay por tanto muchas discusiones al respecto y si bien han habido algunos pataleos, nadie a podido rebatir ese mandato que está por escrito y los intentos se han frustrado por la claridad del mismo.

Sin embargo, la excepción confirma la regla. Estamos en una carrera presidencial en una época inédita y no hemos escuchado decir a ninguno de los candidatos plausibles cuál es el objetivo al término de su gobierno, y cuál será la estrategia para lograrlo. Ese objetivo debe ser coincidente con el cambio constitucional y además en medio de vientos en contra por los rezagos de la pandemia y la falta de orden y ausencia mayor de premisas técnicas en la forma que se ha manejado el país, incluyendo sus desprestigiados tres poderes públicos.

Los discursos hasta ahora de los tres candidatos plausibles, más bien es una lista de acciones o tareas a cumplir y lo mas terrible, a diferencia de los gringos- que al menos tenían misiones concretas -, muchas de las tareas que se plantean son simples enunciados, frases o ideas como "vamos a cambiar la matriz productiva", "vamos a mejorar las pensiones" , " vamos a empoderar a los emprendedores", " vamos a mejorar el sueldo mínimo", etc.

A ello le llaman : "El relato"..... y es efectivamente un relato, un cuento feliz que agrada a quienes lo escuchan...


El relato político actualmente está basado en las ideas no refrendadas por la lógica (que es lo mínimo que se requiere para sostener una hipótesis) y donde cualquier evidencia técnica es desdeñada por muchos políticos electos donde suponen que la verdad se construye sobre la base de su propio pensamiento haciendo creer a la gente que es posible por ejemplo, prohibir la lluvia. La ignorancia es cubierta por un halo de sabiduría popular, como responder .... "La gente me lo dice en las calles, la gente necesita, los ricos abusan, etc..."


Me temo que esta manera de actuar y avanzar es muy Chilena, incluso a nivel además individual, cuestión que nos diferencia notablemente con los países usados como referencia para "dibujar" lo que se desea hacer (cuestión que está de moda, como de moda está repetir cualquier cosa haciendo simples referencias a la fuente de la información sin investigarla).

Un simple doble clic muestra que en esos países referentes han educado a su población desde pequeños enseñado y entrenando a sus ciudadanos a que deben tener planes y objetivos. Que existen metas en la vida y que ello implica cumplir etapas y tareas. En cierta forma obviar el nivel educacional y cultural medio de un país es como los americanos obviaron dicho nivel para construir un ejercito de cartón en Afganistan.


¿Qué podemos esperar de esto? Desconfiar, leer entre líneas, dudar, resignarnos, pero sobre todo, tener suerte. Como decía un amigo, además del hardware y el software, se requiere lamentablemente el "manware", el hombre que maneja el software y el hardware.

Simbólicamente, nuestro Afganistán será el Chile del futuro, nuestra "reconstrucción", esperemos no volver como ellos al comienzo de nuevo, con los culpables haciéndose los tontos o apuntando con el dedo a otros...

Mi última esperanza es que los periodistas hagan un rudo trabajo en los debates yendo al hueso para desnudar las enormes imprecisiones de los candidatos en sus promesas obligándolos a concretar y sustentar sus "relatos".

168 visualizaciones