Verdades a medias y ejemplos cercanos (un viaje a la realidad de Latino América) ​



Un grupo de ejecutivos y emprendedores chilenos invitados, viajaron hace unas semanas a Silicon Valley, en el ya consolidado “camino de Santiago- de la Innovación”, para descubrir o palpar el futuro digital recorriendo diversas empresas y teniendo experiencias de turismo tecnológico que, sin duda, los dejó deslumbrados y para adentro, como ocurre por lo demás en el recorrido en solitario al peregrinar por el símil religioso al terminar en el noroeste de España. Este viaje fue profusamente difundido por la prensa (El Mercurio) en la forma de una bitácora de viaje.

Yo mismo he realizado varias veces ese peregrinaje, me refiero al “tecnológico”, incluyendo un intento de asociarme con unos emprendedores del valle para el desarrollo de contenido para la naciente internet en 1994-1997. En esa época uno iba a hacer negocios, a emprender, a levantar capital , era el comienzo de todo, hace 20 años atrás (El emprendimiento en Chile no comenzó en el 2010-2012, como algunos creen).

Mientras eso ocurría hace unas semanas, yo estaba en un viaje similar, recorriendo en Argentina unos 1.600 kms por tierra entre Córdoba y Catamarca ida y vuelta incluyendo la pequeña ciudad de Recreo, en una ruta con muchas vacas atropelladas y cabritos suicidas cruzando la ruta justo cuando los autos se acercan. Visité plantas de ensamblaje de baterías de Litio para vehículos pequeños o computadores y el desarrollo embrionario de una planta de fabricación de celdas prismáticas de LiFeP (litio hierro fosfato), además de plantas industriales de baterías de plomo y plantas de reciclaje.

Posteriormente estuve por unos días en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, investigando sobre la empresa nacional de litio boliviana, que intenta desarrollar en paralelo, explotación de carbonato de Litio en los salares, ensamble de baterías de litio para vehículos con plantas chinas y fabricación de celdas o pilas de Litio con tecnología alemana.

¿Qué visita es más valiosa para nuestro país me pregunto? La respuesta será evidente para muchos, probablemente la mayoría… ¡¡ Gringolandia Obvio!

Conociendo ambos mundos, mi opinión es que sin duda el mundo tipo NatGeo es mucho más entretenido e iluminador para el analista que desea “pensar” un mundo futuro y establecer conversaciones interesantes, que al menos la prensa glamorosa quiera difundir, pero la verdad es que, si uno desea construir un mundo posible para nuestro país, el segundo es posiblemente más valioso. No da por supuesto para campaña presidencial, como el primero y menos para página de negocios de algún diario local.

En mi peregrinación por Argentina, me di cuenta de la obsesiva y orgullosa vocación industrial de este país, que, si bien tiene limitaciones comerciales ya que debido a múltiples razones no es competitiva a nivel global, sí tienen el capital humano y en la escala de nuestros países, la capacidad industrial para tener factorías de verdad.

Ellos ya han instalado, explotado y vendido packs de baterías de Litio, tienen una planta industrial operativa con capacidad de 2.000 packs/día a apenas 800 kms por tierra de Copiapó. Han desarrollado con socios europeos una tecnología de celdas prismáticas y están montando una planta, no un prototipo, en Córdoba, a una hora en avión desde Santiago. Tienen casi sesenta años fabricando baterías de plomo en cantidades que hoy llegan a 6 millones/año. El proceso industrial es muy similar.

¿Y si pudiéramos encadenar proactivamente esa capacidad con nuestras capacidades y posibilidades comerciales? ¿Si pudiéramos a nuestra escala, tener un proceso industrial/comercial binacional? ¿traer parte de la manufactura a Chile?

Bolivia es otro caso, el modelo que quiere seguir Chile, al menos es lo que escucho en los distintos foros de ofertas político-técnicas a los que asisto. Al menos tienen en común de ser los únicos dos países en el mundo donde el abundante Litio, declarado por el mismo Ellon Musk como “la sal de la ensalada”, es declarado material estratégico basado en una explicación ideológica. Los únicos países que creen que agregar valor a las materias primas es transformar la minería en un rio aguas arriba para crear industrias de conocimiento que no tienen nada que ver con la Minería. Del cuarzo al reloj, del cacao al chocolate, del acero a la fábrica de autos.

Ello no es peyorativo ni despectivo, es simplemente, a mi juicio, una visión limitada del futuro desarrollo de un país que se ancla en una especie de TOC[1] a su producción basal sin pensar en su potencial real basado en la capacidad y educación de sus habitantes. No es lo uno o lo otro, son ambos en paralelo. El problema lo tiene Argentina, que quiere producirlo todo y Chile que quiere industrializarse a través de su minería y sus recursos naturales.

Bolivia en los últimos 5 años, en su descabellado plan, no ha producido ni menos vendido un solo pack de baterías, ni una sola celda de Litio y lo peor, unas pocas toneladas de Carbonato de Litio, la materia prima. Ha invertido en esto, cientos de millones de dólares de los que se han beneficiado China y Alemania.

…Ambos viajes maravillosos, uno un viaje al futuro, en buses con aire acondicionado, con buenas comidas y glamorosas conversaciones sobre lo que nos gustaría “poder ser”. El otro, muy agotador , entretenido, buenas comidas también, pero apasionantes conversaciones sobre lo que “podemos” construir. Nuevamente, ambos son necesarios, desde hace un tiempo estamos olvidando el último.

-BAJAR RECOPILACIÓN DE TODAS LAS COLUMNAS.PDF-

[1] TOC: Trastorno Obsesivo compulsivo


Llámanos

T: +56992232054

Santiago de Chile

Contáctanos

info@eskorpion.com

© Creado por ESK sol